Hematuria

Por hematuria entendemos la emisión de sangre por la orina. Lo primero que un paciente debe tener claro es que un sangrado urinario rara vez tiene consecuencias graves de forma inmediata, ya que aunque parezca que hay mucha cantidad de sangre esta va mezclada con orina ; por tanto tranquilidad y habrá que realizar un estudio de las causas.

Las causas mas habituales de sangrado por orina suelen ser de origen benigno y entre ellas hay que destacar:

  • Las infecciones urinarias.
  • Las litiasis urinarias o piedras tanto en el riñón como en el uréter y vejiga.
  • La hiperplasia prostática benigna o el agrandamiento prostático que los hombres sufrimos con el paso del tiempo.

Existe además otra causa que necesariamente hemos de descartar en todo paciente que ha tenido un sangrado por la orina y es la presencia de alguna lesión maligna en la vía urinaria , lo que conocemos como un cáncer urotelial. Afortunadamente esta no es una de las causas mas frecuente de sangrado pero en todo proceso de diagnostico su urólogo incluirá pruebas especificas para descartarla.

Otras causas menos frecuentes de sangrado por la orina pueden ser:

  • Diferentes tipos de cisopatias y cistitis ( no infecciosas) como la cistitis instersticial, cistitis autoinmunes
  •  Tumores diferentes del carcinoma uroltelial mencionado anteriormente.
  • Cancer de próstata
  • Fistulas de la via urinaria
  • Traumatismos ( para lo que debe existir un antecedente previo)

Su urólogo pondrá en marcha una serie de pruebas diagnosticas una vez que usted le visite . Indudablemnte la historia clínica será el primer paso buscando antecedentes clínicos ( en fermedades previas, medicación previa traumatismos, habitos tabáquicos, cirugías previas, etc), las pruebas mas habituales serán:

  • Ecografia urológica, que nos permite visualizar la via urinaria e identificar tumores , litiasis, agrandamientos prostaticos, etc.
  • Analisis de orina que incluirán cultivo de orina para descartar infecciones y un sistemático de orina con sedimento que informara sobre la existencia de cristales en orina
  • Citologia de orina, se trata de un simple análisis de orina buscando células anormales en la via urinaria que puedan hacernos sospechar un tumor.
  • TAC ( tomografía axial computerizada o comúnmente conocido como escáner. Da una información mas precisa que la ecografía y nos informa de patología ureteral , no suale ser una prueba de primera opción pero depende de los casos.
  • Cistoscopia, es una prueba en la que pasaremos un aparato através del caño de la orina para visualizar la uretra y la vejiga
  • Ureterorrenoscopia, similar a la anterior pero nos permite introducirnos por los uréteteres y llegar hasta el riñón
  • Otras pruebas como urografía intravenosa, resonancia nuclear magnetica, cistografías, etc. Se emplearan dependiendo de los resultados previos.

Una vez que tengamos el diagnostico , habrá que emplear el tratamiento adecuado para cada patología.
Algunos aspectos que pueden preocuparnos son por ejemplo la existencia de coágulos, es normal que existan porque la sangre generalmente se coagula, no suponen un agravamiento de los síntomas aunque es cierto que un coagulo puede obstruir la vía urinaria y en este caso tenemos imposibilidad de orinar y es necesario poner una sonda.
Existencia de síntomas asociados al sangrado como escozor al orinar o frecuencia miccional; en este caso tampoco se empeoran los pronósticos y la existencia de estos suele ser indicativo de algúna causa que provoca una irritación como una litiasis o la hiperplasia benigna de próstata.
La existencia de fiebre asociada, tampoco implica peor pronostico y suele se por la existencia de una infección urinaria.
Cuando aparece una hematuria sin ningún síntoma es necesario asegurarse de que no existe ningún proceso maligno con las medidas diagnosticas anteriores aunque existe una causa frecuente de hematuria asintomática y es la que se produce después de realizar deporte, generalmente no tiene consecuencias y se conoce como rabdomiolisis.

En conclusión ante sangrado urinario lo primero es no alarmarse, vigilar que podemos orinar con normalidad ( porque de lo contrario tenemos que acudir a urgencias) y consultar a un urólogo ya que las causas pueden ser muy variadas y con diferentes tratamientos.

Información del autor

Manuel Fernández Arjona
Especialista en Urología
Hospital Universitario del Henares
Alcalá de Henares